Comentario de clientes

En esta página vas a encontrar palabras que no han sido pronunciadas por mí. No son mías, son de otras personas.

Personas que como tu decidieron apostar por su transformación y contrataron mis servicios de coaching o mentoría privada.

Te aviso.

Estas son palabras completamente reales, de clientes reales *.

Aunque no hayan salido de mi boca te resultarán muy interesantes por lo que te pueden aportar. Ten en cuenta que se trata de clientes que estaban trabajado conmigo y me hicieron llegar sus pensamientos.

Pensamientos en bruto. Ni si quiera los he editado, son palabras y frases tal cual me las han dicho. Con sus faltas de ortografía incluidas, que alguna hay.

No pido testimonios a nadie. No me gusta leerlos en otras páginas.

Luego sabrás por qué.

Tampoco pido estos comentarios. Son expresiones escritas del momento que sentían, que me han trasladado libremente. No las consideres como testimonios sino como charlas que he mantenido con ellos.

Porque eso es lo que son.

Eso sí, ni te voy a decir sus nombres ni sus datos. Más que nada para que no pueda violar su privacidad conmigo.

Ellos se expresan libremente, lo bueno, lo feo y lo no tan bueno.

Y lo hacen con absoluta tranquilidad porque saben que va a quedar entre nosotros dos.

Eso es lo más importante para mí y una de las cosas que mis clientes aprecian por encima de todo, igual que lo harás tú.

Ten cuidado con los testimonios de las personas que circulan por internet.

Si te fijas nadie pone ninguno negativo.

Eso debe ser porque todo es maravilloso y jamás han
tenido queja alguna.

Y porque yo debo ser el único a quien alguien le ha criticado
su servicio.

Que le vamos a hacer. La vida es así.

Por eso no te fíes de este tipo de páginas, ni si quiera de
esta mía que estás leyendo, aunque todo lo escrito aquí es
completamente real.

Tú eres lo bastante inteligente para ver todas estas
opiniones con la perspectiva que debes.

“FERNANDO, un millón de gracias por todo el trabajo. Mi mujer esta encantada con elcambio. Hoy me ha dicho que se nota que llevamos un par de semanas sin hacer la sesión de coaching jajajaja. Tienes una fan en casa.  Gracias por estar ahí.. En el trabajo tengo una gran noticia también, te cuento en la sesión.”

“Boom.. el contrato de los 3 millones confirmado y firmado . Muchas gracias por toda esta ayuda. No me tembló la voz, fui firme y convincente. Gracias amigo.”

“Jefeeeee, mi primer cliente de coaching de pago confirmado… ¡No me lo creo! 4k en tarjeta de crédito. ¡SI SE PUEDE!

“Gracias infinitas por la sesión de hoy.. Necesitaba despertar. Gracias por hacerme ver lo que no veo y por mantenerme firme en mis compromisos.”

“He escuchado tu audio más de 10 veces. Gracias. Cuanta luz me has traído. Gracias por ser tan claro conmigo. Si supieras lo que elevas mi alma, corazón.. gracias”

“Sabes, no se lo he dicho a nadie pero facture 55k la semana pasada. WOW

“Hoy hace 1 año que  empezamos a trabajar juntos. Quería darte las gracias por todo este trabajo que estamos haciendo. Me siento orgullosa de que seas mi coach. Esto te lo dirá mucha gente, pero es un honor estar trabajando juntos. Este ha sido uno de los mejores años de mi vida y tu tienes mucho que ver. “

“Mi primer mes facturando 30mil.Que locura!!! Gracias hermano, menudo crack.

“Me siento sorprendentemente muy bien. No se que hiciste en la sesión pero FUNCIONA. Mi familia no se lo cree. Bendiciones”

“Me habían hablado de ti. Todos decían que eres un crack. Totalmente confirmado, con dos ideas y con una lógica aplastante has traído luz a este proyecto que llevaba meses estancados. Hasta el viernes.”

Y no tengo vergüenza para decirte que no todos son positivos.

No sería honesto si te dijese que después de trabajar con más de 350 personas en procesos de coaching ha salido todo perfecto.

Tengo clientes que han abandonado el proceso al poco tiempo.

Al principio de mi carrera mis ganas de querer ayudar a mucha gente me hicieron aceptar como clientes a todo tipo de personas.

Mi intuición me decía que alguno de ellos no estaba preparado para el proceso.

Que lo mejor sería referenciarlo a terapeutas o psicólogos o simplemente decir “este servicio no es para ti”.

Pero mis ganas por ayudar pudieron callar a mi intuición.

Es una lección que tengo aprendida. Y una regla que ya no me salto.

Sin excepción.

Nada trae más dolor de cabeza que un cliente estancado, un cliente que no consigue los resultados que buscan.

Estos son alguno de los comentarios que recibí.

“Fernando, gracias por toda tu ayuda. He decidido parar el proceso de coaching. Tengo ahora muy evidente que soy yo quien me esta parando este proceso. Necesito un tiempo. Gracias de corazón todas tus ganas, tu tiempo y siempre creer en mi. Estoy seguro que volveremos a trabajar juntos cuando aclare las ideas. Me llevo todas las herramientas y ejercicios y que estas en mi cabeza muchas veces. Bendiciones y GRACIAS DE CORAZON”

“Fernando, te escribo para decirte que no voy a continuar. Que voy a tomarme un respiro.”

Como digo, no todas las personas están preparadas para un proceso de transformación personal o profesional.

Hay gente que tiene expectativas de un cambio milagroso de la noche a la mañana.

Hay gente que no está preparada todavía para dejar ir.

No es ni mejor ni peor, es que cada persona necesita su tiempo.

Por eso no trabajo en un proceso de coaching uno a uno sin que hayamos hablado antes y comprobado que esto es para ti.

No es marketing. Es mi promesa conmigo.

Y aunque te pueda sorprender, aproximadamente al 60% de las personas que me contactan, decidimos entre ambos que esto no es para ellos.

Pero esas personas, a las que amablemente les digo que no es el momento, no se van de vacío. Se llevan una recomendación de cuáles son los siguientes pasos que debe dar.

Porque siempre hay un camino y no tiene por qué ser trabajar uno a uno conmigo directamente. En esos casos además suelo recomendar que empiecen con mi libro y pasen por uno de mis programas especiales antes de trabajar uno a uno.